30 DE ABRIL, DÍA DEL NIÑO

La primera medida jurídica sobre los Derechos del Niño se tomó en 1924, cuando la Sociedad de Naciones aprobó la Declaración de Ginebra de los Derechos del Niño. Posteriormente, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclama la Declaración Universal de los Derechos del Niño, y en 1959 es adoptada por unanimidad. En México, desde 1924 se instituyó el 30 de abril como “Día del niño”, cuando era Presidente Álvaro Obregón y Ministro de Educación Pública José Vasconcelos.

En el marco de esta conmemoración, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presenta una selección de indicadores sociodemográficos sobre la población menor de 15 años en el país, para contribuir al conocimiento sobre la situación y características de este grupo poblacional.

POBLACIÓN

Los patrones de fecundidad, mortalidad y migración dentro y fuera del territorio nacional determinan la estructura por edad de la población. En México, la implementación de programas de planificación familiar a partir de 1974, combinado con cambios en materia educativa, económica y de salud, propiciaron la reducción del número de hijos por mujer y el aumento de la esperanza de vida.

Esto se refleja en la disminución de la proporción de niños y adolescentes, y en la mayor presencia de adultos y adultos mayores.

Conforme a las proyecciones de población que publica el CONAPO, en 2010 hay 30.5 millones de niños entre 0 y 14 años, lo que en términos porcentuales representa 28.1% de la población total; porcentaje que ha ido disminuyendo en forma gradual a partir de la década de los setenta, cuando la proporción alcanzó su máximo valor (46.2 por ciento).

De los 30.5 millones de niños, 9.5 millones tienen de 0 a 4 años de edad, 10.2 millones de 5 a 9 años, y 10.8 millones entre 10 y 14 años. Al observar el número de hombres y mujeres por grandes grupos de edad, sólo entre los menores de 15 años existe una mayor presencia de hombres que de mujeres, 104 varones por cada 100 mujeres.

En el mismo año, se estima que las entidades con los mayores porcentajes de niños son Chiapas (32.7%) y Guerrero (32%); los porcentajes más bajos se presentan en el Distrito Federal (22.7%); Colima (26.4%); Nuevo León (26.5%); Baja California Sur (26.6%) y Yucatán (26.7%).

NIÑOS EN ZONAS METROPOLITANAS

En las principales concentraciones urbanas del país, denominadas zonas metropolitanas, reside más de la mitad (51.5%) de la población menor de 15 años, hasta el 2005. Las cuatro zonas metropolitanas de mayor tamaño (Valle de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla-Tlaxcala) concentran en conjunto casi la mitad de menores de 0 a 14 años residentes en zonas metropolitanas, esto es, la cuarta parte del total de niños que viven en el país.

REGISTRO DE NACIMIENTOS

La Convención de los Derechos del Niño, vigente desde 1990 y ratificada por 191 países incluido México, plantea que el niño será inscrito inmediatamente después de su nacimiento para gozar del derecho a un nombre y nacionalidad. La inscripción de los nacimientos ante el Registro Civil permite que los niños cuenten con todas las garantías que la ley establece.

En 2008 se inscribieron 2 millones 636 mil 110 nacimientos ante el Registro Civil, no obstante, poco más de tres cuartas partes (78.1%) fueron de niños con menos de un año de edad, 5.8% ya habían alcanzado su primer aniversario, y 16.1% correspondió a personas de dos años de edad o más.

De acuerdo con las proyecciones de población del CONAPO, se estima que en 2008 ocurrieron alrededor de 1 millón 606 mil 777 nacimientos, por lo cual, y considerando la cifra de registros captados, 453 mil menores de un año no contaron con el acta de nacimiento que avalara su identidad en el año en que nacieron.

MORTALIDAD

En 2008 se registraron 539 mil 530 defunciones, 7.8% correspondieron a menores de 15 años; de éstos, 7 de cada 10 fueron de menores de un año de edad. En ese año fallecieron por cada 100 niñas: 129.1 niños menores de un año, 120.5 niños de 1 a 4 años, 136 niños de 5 a 9 años, y 141.6 niños de 10 a 14 años.

Por otra parte, el CONAPO calcula que la tasa de mortalidad infantil para 2008 es de 15.2 muertes de menores de un año por cada mil nacidos vivos, cinco veces menor a la registrada en 1970, que fue superior a las 75 defunciones por cada mil.

Fuente: INEGI. Estadísticas Vitales, 2008. Base de datos

La mortalidad infantil tiene diferencias significativas por sexo, la de los niños es 27.7% más alta que la de niñas. Las entidades del sur del país (Guerrero, Chiapas y Oaxaca) presentan los niveles más altos de mortalidad infantil; en contraste, Nuevo León, el Distrito Federal y Baja California registran las tasas más bajas.

Estimaciones de Naciones Unidas (2010) muestran que para el periodo 2005-2010, Afganistán (157), Chad (129.9) y Angola (117.5) tienen las tasas de mortalidad infantil más altas en el ámbito mundial; en contraste, Islandia (2.9), Singapur (3), Suecia (3.1), Japón y Finlandia (3.2) registran las menores.

En México, durante 2008, la principal causa de muerte de los menores de un año de edad fueron los trastornos respiratorios y cardiovasculares específicos del periodo perinatal (28.3%), le siguen en importancia las malformaciones congénitas del sistema circulatorio (11%) y las infecciones específicas del período perinatal (9.4%).

Fuente: INEGI. Estadísticas Vitales, 2008. Base de datos.

En infantes de 1 a 4 años, las defunciones ocurren principalmente por otras causas externas como traumatismos accidentales (15.5%), seguido de las enfermedades infecciosas intestinales (8%) y las malformaciones congénitas del sistema circulatorio (8%).

Fuente: INEGI. Estadísticas Vitales, 2008. Base de datos.

Las principales causas de muerte entre la población de 5 a 14 años fueron los tumores malignos (16%), seguidas por las defunciones a causa de accidentes de transporte (14.1%) y las muertes por parálisis cerebral y otros síndromes paralíticos (4.8%).

SALUD

La inversión en una política de prevención en salud permite disminuir la incidencia de enfermedades y disminuye el costo total de la inversión. En tal sentido, a nivel tanto nacional como internacional, se ha resaltado que la vacunación es uno de los principales métodos utilizados para prevenir enfermedades incapacitantes o mortales en la población infantil.

De esta forma, en México, el Sistema de Salud rescata como uno de sus principales indicadores de desempeño, la vacunación completa en niños menores de un año, información que permite conocer cómo están funcionando los servicios de salud para facilitar una infancia saludable.

A nivel nacional el porcentaje de esquemas completos se ha incrementado al pasar de 93.6% en 2001 a 95.5% en 2008. Resulta importante remarcar que el periodo de mayor crecimiento en la cobertura de vacunación es entre 2001 y 2003 con un incremento de 1.7 puntos porcentuales.

Si bien la vacunación es un método eficaz para la prevención de enfermedades, existen otras que dependen directamente del estilo de vida de la población, como es el sobrepeso y la obesidad.

Este problema, predispone al niño a sufrir Diabetes Mellitus Tipo 2 a edad temprana, predestinándolo a una vida de cuidados con la posibilidad de sufrir alguna complicación común de esta enfermedad, como es el pie diabético -lo que implica la posibilidad de una amputación-, neuropatía diabética, pérdida de la vista o bien, de una disfunción renal.

Además, el sobrepeso y la obesidad pueden generar otros padecimientos como la hipertensión, enfermedad isquémica del miocardio, enfermedad vascular, hipertrigliceridemia, hipercolesterolemia e hiperuricemia, entre otras.[1]

A pesar de que la prevalencia de sobrepeso y obesidad disminuyó entre 1999 y 2006 en la población preescolar, resulta preocupante el aumento considerable de este padecimiento en los niños en edad escolar, al pasar de 18.6 a 26.0, condición que refuerza la necesidad de concientizar a los padres o cuidadores de realizar cambios sociales para el control del peso en los niños, así como promover la actividad física y una alimentación adecuada.

MIGRACIÓN INTERNA

En el país, durante el periodo 1990-2005 las cifras censales indican que existe una reducción en el monto y participación de migrantes internos menores de edad consecuente con el descenso de la migración interna a nivel nacional. Mientras que en 1990 poco menos de 900 mil niños y niñas de entre 5 y 14 años de edad vivían en una entidad distinta a la de su residencia cinco años antes, esto es 4 de cada 100 del total de niños en esas edades; para 2005 esta proporción se reduce a la mitad, 2 de cada 100 niños y niñas se fueron a vivir a una entidad distinta.

Una buena cantidad de los desplazamientos de los migrantes internos menores de 15 años (58%) tienen como destino las localidades urbanas más grandes (ciudades de 100 mil o más habitantes) o zonas metropolitanas.

De acuerdo con datos del II Conteo de Población y Vivienda, aproximadamente siete de cada diez personas de 5 a 14 años que cambiaron de entidad de residencia entre los años 2000 y 2005, fueron captados en alguna de las 56 zonas metropolitanas.

Utilizando la información sociodemográfica de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), se calcula que durante el trienio 2006-2008 los niños de 0 a 14 años de edad representaron casi 16% del total de la población migrante interna del país.

De acuerdo con la información que proporciona esta fuente, casi 70% de los niños migrantes cambiaron su lugar de residencia para reunirse con la familia, 12.2% por motivos de trabajo o estudio y el resto por otras razones incluidas las relacionadas con problemas de salud.

MIGRACIÓN INTERNACIONAL

Según las estimaciones con base en la ENOE, durante el trienio 2006-2008 aproximadamente
198 mil niños menores de 15 años que vivían en México se fueron a vivir al extranjero, lo que representa 8% del total de emigrantes registrados en el periodo. En contraparte, del total de inmigrantes uno de cada diez se encontró en esas edades (151 mil), al momento de integrarse como nuevos residentes en nuestro país. Por sexo no se observan diferencias significativas, ya que prácticamente la mitad de la población migrante internacional menor de 15 años contabilizada en el periodo era del sexo masculino (53 de cada 100).

A diferencia de la población joven y adulta, los niños entre 0 y 14 años en su mayoría forman parte de un núcleo familiar, por lo que su cambio de residencia habitual desde y hacia el extranjero no ocurre de manera individual y generalmente obedece al cambio de residencia de uno o varios integrantes de dicho núcleo; por esta razón es consistente que “reunirse con la familia” resulte ser el motivo predominante en la población migrante de esas edades, aproximadamente 71% de los emigrantes y 87 de cada 100 inmigrantes, el resto de ellos declararon otros motivos que incluyen estudio o trabajo.

EDUCACIÓN

La población infantil de 5 a 14 años de edad debe asistir a la escuela en algún nivel de educación básica del Sistema Educativo Nacional. Conforme a los datos de la ENOE en el segundo trimestre de 2009, 91.8% de los niños de 5 años cursan en su mayoría algún grado de nivel preescolar, 98% de la población de 6 a 11 años acude a primaria y 93.2% asiste principalmente a la secundaria.[2]

Por entidad federativa, el comportamiento del indicador es diferente. En el Distrito Federal, Sinaloa y Coahuila de cada 100 niños de 5 a 14 años dos no asisten a la escuela; mientras que en Chiapas de cada 100 niños, 10 no van a la escuela.

En el país, a los 6 años cumplidos se ingresa al primer año de primaria, y es a los 8 años de edad cuando se considera que los niños han adquirido la habilidad de la lectura y la escritura. En el 2009, 2.4% de los niños de 8 a 14 años no sabe leer ni escribir. En localidades rurales (menos de
2 mil 500 habitantes), la proporción de la población de 8 a 14 años que no sabe leer ni escribir aumenta a prácticamente 4 de cada 100.

LENGUA INDÍGENA

En México, en el 2005, se contabilizaron 1.3 millones de niños de 5 a 14 años hablantes de alguna lengua indígena, 676 mil hombres y 660 mil mujeres. Los niños hablantes de lengua indígena representan 6.2% del total de niños del país y 22.2% del total de la población que habla alguna lengua indígena.

En seis entidades: Chiapas (314 mil), Oaxaca (264 mil), Veracruz (133 mil), Guerrero (124 mil), Puebla (116 mil) y Yucatán (68 mil), viven las tres cuartas partes del total de niños hablantes de lengua indígena.

El porcentaje de niños que hablan una lengua indígena es importante ya que es un indicador del grado de transmisión y conservación de las lenguas, mientras más pequeño es el porcentaje, la lengua tiene mayor riesgo de desaparecer.

Entre los hablantes de huichol, kekchí, tepehuano de Durango, tzeltal, tlapaneco, cora, tzotzil, chatino, chuj, triqui y chichimeca Jonaz, más de 30% son niños de 5 a 14 años. En algunos casos se trata de grupos pequeños, pero en otros, como los huicholes, tepehuanos de Durango, tzotziles, tzeltales y tlapanecos, se trata de grupos numerosos donde de manera importante se transmite la lengua de los adultos a los pequeños.

Las lenguas que más se hablan en México son: náhuatl, maya, lenguas mixtecas y lenguas zapotecas. Entre los hablantes de estas lenguas, los niños representan 21.5%, 12.3%, 25.4% y 17.5%, respectivamente.

Entre 2000 y 2005 migraron a otra entidad federativa poco más de 14 mil niños hablantes de lengua indígena, 7 mil 141 hombres y 7 mil 222 mujeres; destacando como entidades de destino: Sinaloa, Estado de México, Baja California y el Distrito Federal.

De los niños de 5 a 14 años que hablan alguna lengua indígena, 82.2% también hablan español. La tasa de asistencia escolar de los niños de 6 a 14 años hablantes de lengua indígena es de 88.7 por ciento. A los 6 años, 86 de cada 100 asisten a la escuela; este porcentaje se incrementa hasta llegar a 94% a los 9 años y disminuye a 74 de cada 100 a los 14 años.

De los 6 a los 11 años, las tasas de asistencia de niños y niñas son similares, pero a partir de los 12 años, las niñas asisten en menor medida a la escuela. De los que tienen 12 a 14 años y han aprobado al menos la primaria, 85.7% asiste a la escuela: 87.8% de los hombres y 83.8% de las mujeres.

Entre los niños hablantes de lengua indígena, 62.1% de los que tienen 8 años sabe leer y escribir; este porcentaje se incrementa hasta alcanzar 94.6% en los de 13 años.

Del total de niños de 5 a 14 años hablantes de lengua indígena, 19.3% tiene derechohabiencia a servicios médicos; 12.5% es derechohabiente del Seguro Popular, 5.1% está inscrito al IMSS y 1% al ISSSTE.

De las viviendas donde residen los niños hablantes de lengua indígena 59.5% tienen piso de tierra y 37.1% piso de cemento o firme.

CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES CON NIÑOS

En el segundo trimestre de 2009, en el país, el número de hogares ascendió a 27.8 millones; de éstos, en 15.8 millones al menos uno de sus miembros tenía una edad comprendida de 0 a 14 años, lo que representa 56.9% del conjunto total de hogares.

La mayoría de los hogares con integrantes menores de 15 años tiene jefatura masculina (79.7%), en el resto (20.3%) está al frente una mujer.

Prácticamente todos los hogares con niños son de tipo familiar (99.94%), es decir, al menos uno de los integrantes tiene lazos de parentesco con el jefe o la jefa del hogar; en cambio, los hogares no familiares con niños están compuestos por miembros no emparentados con el jefe, o bien, se trata de personas que viven solas y representan 0.06% del conjunto de hogares con niños.

En cuanto a la población de 0 a 14 años que forma parte de los hogares, la mayor parte son hijos[3] del jefe o la jefa (78.7%), en una proporción importante son nietos (18.9%) y una pequeña fracción son sobrinos (1.5%).

De esta población, 25 millones son parte de hogares formados por la pareja con hijos, y representan 80.6% de los niños en hogares; casi 5.3 millones están en hogares de jefe o jefa con hijos (17.1%); poco más de 418 mil en hogares de jefe sin su núcleo familiar, es decir sin cónyuge ni hijos (1.3%) y casi 307 mil en hogares de parejas sin hijos (1%).

Fuente: INEGI. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. Segundo trimestre de 2009. Base de datos.

TRABAJO INFANTIL

De acuerdo con los resultados del Módulo de Trabajo Infantil 2007, levantado por el INEGI y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en ese año había 29.2 millones de niños de 5 a 17 años, cifra que representa 27.5% de la población total del país; 50.5% eran niños y 49.5% niñas.

De acuerdo con el tipo de actividades que desempeñaron en la semana de referencia, 52.8% realizaron quehaceres domésticos en su hogar y estudiaron, 28.8% sólo estudiaron, y 5.1% combinaron el trabajo económico con los quehaceres domésticos y el estudio.

La población infantil de 5 a 17 años de edad que realizó alguna actividad económica durante la semana de referencia fue de 3.6 millones, de los cuales 66.9% son niños. De acuerdo con la edad, 30.5% tienen entre 5 y 13 años y el resto (69.5%) entre 14 y 17 años.

Del total de niños ocupados, 1.5 millones no asisten a la escuela (41.5%), 70.7% son niños y 29.3%, niñas. La tasa de ocupación en las actividades económicas ascendió a 12.5%, porcentaje que en los niños fue de 16.6% y en las niñas de 8.3 por ciento.

En las áreas más urbanizadas (100 mil y más habitantes) se ubica 30.6% del total de niños ocupados; en contraste, la mayoría (69.4%) radica en localidades con menos de 100 mil habitantes.

La tasa de ocupación en las áreas más urbanizadas fue de 8.6%, porcentaje que en los niños ascendió a 10.5% y en las niñas se ubicó en 6.7 por ciento. Por su parte, en las áreas con menos de 100 mil habitantes, la tasa de ocupación infantil fue de 15.6%: en los niños de 21.3% y en las niñas de 9.6 por ciento.

El estado de México, con 312 mil niños ocupados, concentró 8.6% del total de niños ocupados en el país. Le siguen los estados de Jalisco y Puebla con 7.9% cada uno, cifra equivalente a 288 mil niños; Baja California Sur, con alrededor de 12 mil niños ocupados (0.3% del total nacional), reportó la cifra más baja de niños y niñas insertos en actividades económicas.

En el Distrito Federal laboran 115 mil niños, cifra que representa 3.2% del trabajo infantil total. El estado de Guerrero reportó la tasa de ocupación más alta con 20%, y la más baja se presentó en el Distrito Federal con 6.1 por ciento.

Según la posición en la ocupación, 51.3% de los niños ocupados son trabajadores remunerados y 45.2% son trabajadores sin pago. El sector de actividad económica en el que se insertaron mostró que 49% trabajaban en el comercio y los servicios, 29% en las actividades agropecuarias y 20.1% en la industria manufacturera y de la construcción.

Las unidades económicas en donde trabajaron son generalmente micronegocios, 78.1% se ubicaron en unidades económicas de uno a cinco trabajadores.

El tiempo dedicado a las actividades económicas permitió observar que 35.5% de niños y niñas ocupadas laboraban 35 horas o más a la semana y 28.1% menos de 15 horas semanales.

Los principales motivos por los que trabajaron los niños fueron: 11.4% se debió a necesidades económicas del hogar, 27.6% porque el hogar necesita de su trabajo, 17.6% por aprender un oficio y 29.4% para pagar los gastos de la escuela o los propios gastos del niño o niña.

En total en el país había en el cuarto trimestre de 2007, 15.3 millones de hogares con niños de 5 a 17 años. De acuerdo con las características del jefe o jefa del hogar, en 15% de los hogares con niños ocupados el jefe del hogar no trabajó. Por otro lado, 21.8% de los hogares con niños en esas edades tenían jefatura femenina.

DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO DE LOS NIÑOS

La distribución del tiempo de niños y niñas es contrastante en las actividades de trabajo doméstico, la proporción que dedican las niñas casi triplica la de los niños, 9.5% y 3.5%, respectivamente; asimismo, es mayor el porcentaje de tiempo que dedican las niñas al cuidado de menores y de otros miembros (1.9%) que el destinado por los niños (1.4%).

La proporción de tiempo ocupado por los niños en el trabajo para el mercado (2.7%) es tres veces mayor que la de ellas (0.9%). Cabe señalar que es mucho más alto el porcentaje de tiempo que dedican las niñas al trabajo doméstico que el de niños al trabajo para el mercado.

Estas diferencias en el tiempo destinado a las actividades domésticas y al trabajo para el mercado, se reflejan en el tiempo dedicado al esparcimiento y los cuidados personales: la proporción es de 66.6% para los niños y 63.3% en las niñas. Por otra parte, el tiempo dedicado a las actividades educativas es prácticamente igual para las niñas (22.2%) y los niños (22.4%).

MALTRATO INFANTIL

El Programa de Prevención al Maltrato Infantil del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, dispone de un registro de denuncias de menores maltratados, el cual cuenta con información de denuncias recibidas y de casos en los que se comprueba que hay maltrato.

El número de denuncias recibidas por maltrato infantil y casos comprobados del mismo tuvieron una tendencia ascendente entre 1995 y 2007, con algunos altibajos; en este periodo el número de denuncias pasó de 15 mil 391 a 43 mil 986.

Cabe mencionar que esta alza si bien es significativa, su interpretación debe considerar que el registro de casos no es necesariamente un aumento de la violencia hacia los menores, ya que entre otros factores, puede ser respuesta de la mayor información divulgada acerca de lo

s derechos de los niños.

En cuanto a la distribución porcentual de las denuncias comprobadas por el tipo de maltrato a los infantes, los datos obtenidos, hast

a 2007 muestran al maltrato físico como el más frecuente (37.6%), seguido por la omisión en su cuidado (26.8%) y el maltrato emocional (26.6%).


[1] Secretaría de Salud e Instituto Nacional de Salud Pública (2006). Obesidad Infantil. Boletín de Práctica Médica Efectiva. (Noviembre): pp. 1-6.

[2] Los datos que se presentan para la población de 5 a 14 años que asiste a la escuela parten del supuesto de la incorporación a determinado nivel por su edad: 5 años asiste a preescolar; 6-11 a primaria y 12–14 a secundaria.

[3] Se refiere a hijos consanguíneos, reconocidos, adoptivos y recogidos.

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s